La aplicación del lipoláser no genera molestias, inflamaciones, dolores o hematomas y presenta la única y mínima molestia de llevar una faja o vendas compresoras durante aproximadamente tres semanas. No obstante, sólo entre la segunda y cuarta semana después de la intervención es aconsejable retomar ciertas actividades como el ejercicio físico intenso. También son recomendables las sesiones de masaje o drenaje linfático para minimizar las molestias.

Este tratamiento aplicado mediante placas láser es efectivo en zonas pequeñas, donde encontramos grasa localizada. Entre las más comunes y las que mayores complejos causan a hombres y mujeres de todas las edades, cabría destacar las caderas, la cara interior y exterior de los muslos, el abdomen, el área interior de los brazos, las axilas, las rodillas, la espalda, los tobillos o la tan antiestética papada.

El lipoláser es el tratamiento adelgazante estrella en Estados Unidos y Reino Unido, se dice que no hay centro de estética que no disponga de esta máquina que promete situarse como el tratamiento adelgazante del futuro, y es que sus espectaculares resultados no son para menos.

Category
Tratamientos corporales